jueves, 12 de agosto de 2010

CARTA ABIERTA A UN HOMBRE MUJERIEGO


Carta abierta al hombre mujeriego:
Hombre, no te hace más hombre  la emoción de la posible conquista con quien derrochar tu semen, cuando deberías guardarlo para la mujer que comparte contigo día a día los momentos de alegría y tristeza, y te llena de salud cuando cuida  tu casa, tu comida y tu ropa, y se trasnocha en tu   enfermedad.
Hombre, no desgastes tu alma llenando tu ego dando besos y pensamientos que son ajenos,  porque aunque le pertenecen a la mujer que elegiste para ser tu mujer, te sientes con derecho natural de repartirlos  otras para sentirte más hombre.
Hombre, sino cuidas la mujer de tu casa  corres el riesgo de alejarla y de perderla, porque con cada traición al  amor la  llenas de dudas y tristezas  y le alejas la esperanza de que seas ese hombre que ella vio el día en que te conoció. Porque desgastándote en otras, vaciaras tu alma  al paso de tu años y solo al final te darás cuenta de que era mejor  llenar con fidelidad tu relación y fortalecer los cimientos del hogar feliz  que pudiste construir, pero te veras las canas y te darás cuenta que ya el tiempo simplemente pasó  
Hombre, no por ser hombre tienes derecho a ser infiel. No des la excusa de la naturaleza que te creo, ella  es más sabia que tú e hizo especies que no razonan a la altura de tu evolución  y respetan  la fidelidad, ¿o es que tu libre albedrio es inferior  al de los pingüinos, los cisnes, los delfines y los caballitos de mar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada